Prestación transnacional de servicios

23. 4. 2014

La prestación transnacional de servicios procede de la circulación libre de servicios. Es el derecho de las empresas y empresarios de cualquier estado miembro de la UE de prestar servicios en el territorio de un otro estado miembro (anfitrión), sea temporalmente y/u ocasionalmente sin tener que establecer/fundar una sociedad en el país anfitrión.

Para la prestación de servicios transnacionales en la República Checa usted necesita la licencia/concesión para prestación de los servicios correspondientes en su país de origen. Si usted tiene tal licencia o concesión, la única condición que debe cumplir para poder prestar los servicios en la República Checa es, en mayoría de los casos, avisar su intención a la autoridad pertinente de la República Checa. Si no se trata de una profesión regulada, el aviso no es necesario.

No existe ninguna definición de la «temporalidad» y «manera ocasional» en el contexto de la prestación transnacional de servicios. Por eso es necesario decidir cada caso individualmente. Se toma en consideración el período de duración, frecuencia y continuidad de la prestación de servicios en el país anfitrión.

La condición indispensable es que el prestador de servicios ofrece los servicios pertinentes también en el país de origen en que tiene su residencia. Los ejemplos típicos de la prestación transnacional de servicios son los servicios de la construcción civil (hasta los que permanecen varios años), suministro de tecnologías de informática y servicios de asesoría.

Los prestadores no pueden prestar los servicios transnacionales con regularidad, por ejemplo un día por semana o una semana por mes. Ni los servicios vinculados a un cierto lugar (por ejemplo, llevar un restaurante, hotel, peluquería, etc.) se pueden prestar generalmente en forma de los servicios transnacionales. En general vale que si la empresa o emprendedor se incorpora a la economía del país anfitrión, incluso obtiene clientes en el país anfitrión, tiene la obligación de fundar su empresa en el país dado.

En general, los servicios transnacionales se pueden prestar de dos maneras: los pueden prestar los trabajadores autónomos / empresarios o los empleados de la empresa (desplazamiento de trabajadores). Las condiciones que valen para cada una de las dos maneras difieren – usted las encontrará en las secciones correspondientes.