Investigación e innovación

Si las empresas europeas quieren mantener su competitividad, deben ser creativas e invertir más en innovación, investigación y desarrollo técnico para que sus modelos de negocio sean capaces de adaptarse a los desafíos de la economía global y para que estén mejor preparadas para desarrollar nuevos productos y servicios – y para su venta respectivamente.