Venta de productos

En el mercado interno de la UE no se pagan aranceles ni existen cuotas o limitaciones de cuantía. En general, se puede importar a cualquier estado miembro o exportar de él cualquier cantidad de mercancías. No obstante, introducir un producto en el mercado puede resultar bastante complicado. Si el producto está en la categoría de la mercancía no armonizada, los estados miembros aplican su propia legislación interna que puede diferir bastante y en realidad, varía mucho.

Reglamento para introducir productos de la UE en el mercado checo

Conforme a la legislación de la UE podemos dividir los productos en tres categorías: productos armonizados (la misma legislación está en vigor en toda la UE), productos no armonizados (sin legislación común, los estados miembros establecen sus propias condiciones) y productos parcialmente armonizados (solo unos aspectos del producto están armonizados, mientras que otros están regidos por la legislación nacional).

En caso de introducción de productos armonizados en el mercado de otro estado miembro (como: juguetes, productos químicos, etc.), no debería haber problemas porque los mismos requisitos rigen en toda la UE. Sin embargo, los productos no armonizados o parcialmente armonizados pueden causar problemas porque cada estado miembro tiene el derecho de establecer sus propios requisitos. Algunos estados miembros pueden intentar restringir la circulación libre de productos y proteger a sus productores mediante productos armonizados parcialmente.

Principio de reconocimiento mutuo

Tal situación se contradice con el principio de la circulación libre de mercancía porque distorsiona el mercado interno de la UE. La solución se denomina el principio de reconocimiento mutuo. Este principio significa que si el producto se introduce en el mercado de alguno de los estados miembros en concordancia con la legislación, las instituciones de otro estado miembro no pueden obstaculizar su venta. Lo que es bueno para los consumidores de un país debe ser bueno también para los otros países.

Hay excepciones a esta regla, pero las autoridades internas tienen la posibilidad muy limitada de restringir la circulación libre de tal producto. El precepto legal del reconocimiento mutuo establece las normas para la protección de empresas (el Decreto Ley núm. 764/2008). Los empresarios no deben olvidar que en cada estado miembro existen reglamentos específicos justificados por la protección de consumidores (generalmente la señalización de productos está en el idioma nacional). 

ProCoP

El Decreto de Ley núm. 764/2008 sobre el reconocimiento mutuo (denominado en lo sucesivo: la Directiva) entró en vigor el 13 de mayo de 2009. La directiva permite a los estados miembros establecer uno o más puntos de contacto para productos (Product Contact Points). El punto de contacto de la República Checa se llama «ProCoP» y lo gestiona el departamento del mercado interior y servicios del Ministerio de Industria y Comercio.

Objetivos del punto de contacto ProCoP

El objetivo principal del punto de contacto ProCoP es otorgar la información sobre los requisitos legislativos de productos, establecidos por la legislación de la UE y de los estados individuales a las entidades económicas y autoridades. ProCop ejecuta el control sobre los otros organismos de la administración pública y ministerios en el área de la aplicación del principio de reconocimiento mutuo y coordina sus actividades. La Comisión supervisa las actividades del punto de contacto. Tanto los empresarios locales como los extranjeros pueden dirigirse a ProCoP. Los empleados del punto de contacto están capacitados para comunicarse en inglés.

Información que se facilitará

El punto de contacto de productos otorga la siguiente información, conforme al artículo 10 de la Directiva y a petición de la entidad económica o de la autoridad correspondiente de otro estado miembro:

  • las reglas técnicas vigentes para el tipo concreto de producto en el territorio en que están establecidos los puntos de contacto de productos y la información sobre si este producto está sujeto a los requisitos de permiso conforme a la legislación del estado miembro; información acerca del principio de reconocimiento mutuo y la aplicación de esta directiva en el territorio del estado miembro;
  • los datos de contacto de las autoridades correspondientes del estado miembro (que permiten contactar directamente) inclusive los datos de las oficinas responsables del control de implementación de las reglas técnicas en el territorio del estado miembro;
  • los medios de enmienda que están disponibles en general en el territorio del estado miembro, en caso de un litigio entre las autoridades correspondientes y la entidad económica.

El servicio de información se otorga previa petición (mayoritariamente, por correo electrónico) y es gratis. La información se proporciona en el plazo de 15 días laborales desde el día de la recepción de la solicitud.

Encontrará ejemplos de preguntas presentadas en el punto de contacto en el sitio web del Ministerio de Industria y Comercio.

¿Cómo ponerse en contacto con ProCoP?

Existen varias maneras de ponerse en contacto con el punto de ProCop de la República Checa:

  • correo electrónico: procop@mpo.cz;
  • teléfono: +420 224 221 701;
  • Fax: +420 224 853 079;
  • por correo: Ministerio de Industria y Comercio, ProCoP, Na Františku 32, Praga 1, 110 00, República Checa;
  • personalmente: de lunes a viernes desde las 8:00h hasta las 16:00h. La dirección es: ProCoP, Politických vězňů 20, Praga 1, República Checa.

Si desea informarse sobre los requisitos de la legislación interna relacionados con los productos que quiere exportar o distribuir en otro estado miembro de la UE (excepto la República Checa), diríjase al punto de contacto de productos nacional. Podrá comunicarse en inglés o en el idioma nacional del estado correspondiente.

Declaración de conformidad y declaración de conformidad de la CE

La declaración de conformidad es un certificado escrito por el productor o importador (distribuidor) de que sus productos cumplen con todos los requisitos técnicos válidos en la República Checa y que el procedimiento estipulado ha sido respetado al evaluar la conformidad.

En relación a la evaluación de conformidad, es necesario conocer algunos datos esenciales sobre la clasificación de productos. La cuestión más importante en la introducción de un producto en el mercado es saber si el producto pertenece a la esfera regulada o no regulada.

Productos no regulados

Los productos que no conllevan un nivel elevado de peligro sobre el interés justificado, pertenecen al sector no regulado. Estos productos no son objeto de la evaluación de conformidad según la Ley núm. 22/1997 de Bol., relativa a los requisitos técnicos de productos. La Ley no establece ningún requisito técnico para la introducción del producto en el mercado. Estos productos deben cumplir solo los requisitos generales de seguridad.

Productos regulados

Al contrario, la esfera regulada abarca los «productos específicos» dentro de la extensión del § 12 de la Ley núm. 22/1997 Bol. El gobierno especifica estos productos en sus decretos. La evaluación de conformidad debe ser realizada antes de introducir los productos en el mercado.

Además, también existen las esferas armonizada y no armonizada.

Productos armonizados

Los requisitos técnicos de los productos de la esfera armonizada están establecidos en la legislación secundaria de la UE (CE). Estos requisitos uniformes valen en todos los estados miembros. Su cumplimiento se prueba por la declaración de conformidad CE (el símbolo CE). La legislación armonizada sirve de herramienta para eliminar las dificultades presentadas por los diferentes requisitos técnicos de los estados miembros. 

Productos no armonizados

El principio del reconocimiento mutuo se aplica a la esfera no armonizada (§ 13 de la Ley núm. 22/1997 Bol.). Esto significa que es suficiente si el producto no armonizado ha sido introducido en el mercado de otro estado miembro – dicho en otras palabras, que el producto ha cumplido todos los requisitos legales de otro estado miembro. Sin mirar si las leyes de tal estado exigen la evaluación de conformidad o no, las autoridades checas, que ejecutan la supervisión, deben considerar este factor. Las autoridades también deberían tener en cuenta una declaración extranjera o documentos conformes con las normas de otro estado miembro en cuyo mercado el producto se haya introducido por primera vez.

Requisito de la autorización previa

El proceso del permiso previo es el proceso administrativo que significa que antes de introducir el producto en el mercado de un estado miembro, la institución respectiva de este estado debe expedir el permiso formal a la petición del productor/distribuidor/importador. Tal requisito reduce la circulación libre de mercancía y sin duda frena el comercio. No obstante, puede ser razonado si es de interés público protegido por la legislación de la UE y si es adecuado.

El Tribunal de la UE estableció una serie de condiciones para el proceso del permiso previo, las cuales se deben cumplir para ser válidas. El proceso debe estar basado en criterios objetivos y no discriminatorios que están previstos con antelación. No puede tener la forma de pruebas o controles efectuados en cualquier otro estado miembro de la UE. Se puede solicitar el permiso previo solo si el control ex-post está considerado no efectivo. Todo el proceso del permiso previo no puede exigir tantos costos y tanto tiempo que pueda disuadir al empresario de no introducir el nuevo producto en el mercado.

La autoridad respectiva puede llegar a la conclusión durante el procedimiento del permiso previo de que la mercancía no cumple los requisitos técnicos internos y decidir que el producto no puede ser introducido en el mercado. En tal caso se deben respetar las reglas del procedimiento establecidas en la directiva sobre el reconocimiento mutuo.

Cómo defenderse contra una decisión de las autoridades públicas

Si una autoridad pública piensa restringir la circulación libre de su producto, tiene la obligación de notificárselo y de justificarla. Después de la notificación, tendrá veinte días para presentar sus discrepancias. La autoridad respectiva que ejecuta la supervisión puede insistir en su decisión y puede fallar en su contra. No obstante, Ud. puede defenderse de varias maneras.

La decisión con la que no está de acuerdo, fue emitida por una autoridad pública durante un procedimiento administrativo. El reglamento administrativo contiene las reglas generales sobre los procesos administrativos (la Ley núm. 500/2004 Bol.). Estas reglas se aplican si las otras directivas no disponen de otros reglamentos (casos excepcionales).

Apelación contra la decisión

Si la decisión no es ejecutoria todavía, puede presentar una apelación contra ella. La apelación debe ser presentada al organismo que emitió la decisión en un plazo de 15 días a partir de la notificación de la decisión. Tiene la obligación de justificar su apelación y comentar lo que considera ilegítimo o incorrecto en el proceso o en la decisión previa. Otras instrucciones sobre cómo presentar una apelación deben estar presentadas en la decisión misma.

Reanudación del procedimiento o revisión del asunto

Si la decisión ya es ejecutoria, podrá usar los recursos excepcionales de corrección. Puede proponer la reanudación del procedimiento, especialmente si han aparecido nuevos hechos o pruebas. Estos hechos o pruebas deben tener una influencia esencial sobre la decisión. La condición es que Ud. no supiera o no pudo haber sabido nada al respecto durante el procedimiento original. También puede sugerir que la autoridad administrativa, que emitió la decisión, la revise. La autoridad revisará su decisión solo en caso de existencia de dudas apropiadas acerca de la concordancia de la decisión con la legislación. 

Querella contra la decisión

Aunque la apelación no tenga éxito, tiene la posibilidad de presentar una querella contra la decisión de la autoridad pública al tribunal regional correspondiente. Generalmente, es posible presentarla en un plazo de dos meses a partir de la notificación de la decisión de la autoridad que decidió sobre la apelación. No es posible apelar contra la decisión del tribunal. Hay casos excepcionales en los que es posible impugnarla en el Tribunal Supremo de Administración. 

Queja a la Comisión Europea

Además de los recursos nacionales, existe la posibilidad de presentar una queja a la Comisión Europea. La queja debe ser presentada en forma escrita (carta/Fax/correo electrónico), la puede escribir en su propio idioma y es gratis. Para más información visite el sitio web de la Comisión Europea.

Solvit

También puede usar los servicios de los centros SOLVIT. Estos centros ayudan a resolver (de manera informal) las situaciones en las que sus derechos, garantizados por la legislación europea, han sido violados. Puede dirigirse a SOLVIT en caso de decidirse a no presentar la querella al tribunal (si presenta la apelación en el proceso administrativo, siempre puede dirigirse a SOLVIT). SOLVIT no tiene ninguna competencia de ejecución pero su tasa de éxito es muy alta (casi el 90%). Es una alternativa rápida y gratuita.